Think Outside Box : Pensamiento lateral I

 
Para domesticar la creatividad se han propuesto muchas “normas”, pero una de las que más éxito ha tenido y que puede aplicarse al marketing (aunque venga del sector del management consulting) es la de think outside the box ,  este lema significa pensar de manera diferente, no convencional o desde una nueva perspectiva o paradigma. Supone dar una paso adelante y no quedarnos en la primera solución que nos ofrezca el pensamiento lógico, que es el que suele reinar en los negocios.
Siempre hay que intentar ir más allá para reorientar las líneas estratégicas del marketing, usando como punto de apoyo la innovación y la creatividad.

El checlist del think outside box

Primero, se ha de preparar mentalmente a los/as implicados/as de manera gradual y paulatina, ya que no se puede ejecutar este cambio de mentalidad de la noche a la mañana. Por supuesto, ser creativos/as con nuestro marketing es complejo, pero se puede sistematizar con un checklist que marque cómo idear una campaña realmente rompedora. Los pasos serían:

  • Eliminar pensamientos como “todo lo que pueda inventarse ya fue inventado”. Debemos alejarnos de los convencionalismos o sólo conseguiremos pensamientos negativos o no saber reconocer la calidad de una idea ni invertir tiempo en replantear soluciones.
  •  Tener la actitud y el deseo de hacer las cosas de manera distinta.
  •  Escuchar a los/as demás. Podemos trabajar en solitario, pero formamos parte de distintas comunidades, como familiares, amigos/as, aficionados/as o fans a distintas cosas, etc. que son focos de maneras de pensar alternativas.

Debemos realizar una escucha activa con ellos/as debido a que su forma de discurrir nos puede aportar muchísimo. Con esto estaríamos superando lo que Chip Heath y Dan Heath denominan en su libro, Ideas que pegan,  la ‘maldición del conocimiento’, concepto que, aunque pueda resultar contradictorio, es una de las grandes verdades sobre el discernimiento humano. Consiste en que saber mucho de una materia nos puede llevar a encerrarnos en una burbuja de cristal que sólo se puede romper con el pensamiento crítico de otros/as. Por eso es interesante promover que “tu gente” comparta sus opiniones e incluso es interesante incentivarlos/as para proponer ideas. Ni una sola gran idea ha sido fruto de una sola persona.
 Concretar y desarrollar una. El pensamiento creativo puede ser excesivamente expansivo, por eso es importante parar y apostar por un concepto y realizar, si es posible, un desarrollo parcial para comprobar su funcionamiento. Además, estaremos poniéndonos a prueba a nosotros/as mismos/as ante el reto de trabajar con nuevas ideas.

  •  Conocimiento. Formarse en algo nuevo, tanto de una materia directa vinculada a nuestra activad para especializarnos como de otros disciplinas, no sólo nos proporcionará nuevos conocimientos prácticos, sino que entrenará nuestro cerebro para nuevos desafíos y retos, proporcionándonos nuevas herramientas para el pensamiento crítico.
  •  Viajar, networking y RRSS. Absorber información de otras culturas y tradiciones corporativas o de otros lugares geográficos genera una apertura mental total. Saber cómo lo hacen otros/as siempre ha sido positivo para los/as implicados/as si miramos en los históricos de los grandes éxitos empresariales. Preguntar, vivir, entender, hablar en otros idiomas (y no sólo nos referimos a otros lenguajes)… nos brinda una nueva visión. En caso de no poder viajar, los congresos, eventos (genéricos o de nuestro sector) o ser activos en las RRSS de nuestra área productiva, nos permite “abrir la ventana y airear nuestra cabeza”.
  •  Cambia tus rutinas y hábitos. Decídete a empezar el día diferente, a ir por rutas distintas, incluso a probar otros colores en la indumentaria. Está demostrado que el estado más creativo es aquel que genera subrutinas o semi-iteraciones, es decir, que mezcla la confianza de lo cotidiano con pequeñas tomas de decisiones para hacer y operar de forma distinta.
  •  Ser proactivo/a. Vivimos en la sociedad del conocimiento. Es necesario sumergirse en ella de pleno derecho y vivir las ventajas de poder consultar cualquier cosa. Instala la app gratuita de Wikipedia en tu dispositivo móvil y, al menos, busca un par de conceptos, palabras o eventos nuevos al día. No sólo tu cultura general aumentará, también tu visión de las cosas.