Podcast para la formación (I): rompiendo esquemas

Podcast, descubriendo herramientas.

Hace unos años impartía un certificado de profesionalidad en la modalidad de FPE sobre reparación y montajes de PCs. Llevaba unas semanas trabajando con el grupo cuando me di cuenta de que ciertos conceptos teóricos les estaban costando más trabajo de la cuenta. Ya había incorporado videotutoriales y alguna infografía casera y habían funcionado muy bien para las capacidades prácticas que debían aprender, pero el flanco teórico estaba más flojo.
Durante uno de los descansos, y con un café de por medio, uno de los alumnos vio los mapas mentales que yo usaba de forma interna para organizar mis ideas (así como los numerosos proyectos en los que estaba embarcado) y me preguntó qué eran exactamente. Decidí extender la explicación a toda a la clase y usarlos para enseñarles a organizarse, pero también como introducción a cada unidad didáctica, allanando así el áspero terreno de las partes más complejas.
 
Con la ventana abierta a usar nuevas formas de transferencia educativa y con la satisfacción que da que el alumnado capte por fin lo que hasta entonces les resultaba demasiado denso, pensé en introducir el podcast de forma experimental. Como dio buenos resultados, se convirtió en un recurso cotidiano: cada mañana empezábamos la clase con uno de los estupendos Daily (podcast diario de corta duración, menos de diez minutos) de Christian García. La atención sensorial y cerebral motivada por la novedad del canal y por la necesidad de mantener el foco durante la audición hizo que explicaciones de horas se redujeran a los escasos 15 minutos que duraban los audios.
 
Aquel fue un curso innovador para todos/as. Tanto ellos como yo aprendimos a virar el rumbo de las cosas cuando éstas no funcionan. En el mundo de los negocios lo llaman pivotar. En Psicología (y también en la cultura emprendedora), resiliencia. Mis alumnos/as cambiaron su forma de aprender y yo adapté mi forma de enseñar a sus necesidades.
Ese espíritu autocrítico y de mejora continua es algo que debe ser inherente a todo proceso de formación.
Y, por supuesto, es una norma en todos nuestros productos y servicios.