LAS NUEVAS METODOLOGÍAS EN LA FORMACION DEL SIGLO XXI

NUEVAS METODOLOGÍAS EN LA FORMACION DEL SIGLO XXI

Ahora que ya parece que la sociedad ha asumido que la formación es esencial para dar respuesta a las demandas que se nos requieren día a día en el mundo laboral, en ocasiones, los cursos que estarás acostumbrado a realizar no ofrecen la suficiente calidad ni presentan alicientes para que continúes realizándolos, en otras palabras, su metodología no motiva a seguir con ellos.
El papel de los alumnos ha cambiado: ya no son sujetos pasivos, meros receptores de información y/o interminables parrafadas de texto, son prosumidores de la nueva era digital en la que nos encontramos inmersos.  Para ello, las empresas se están transformando con el fin de adaptarse al nuevo escenario en el que es necesario adoptar nuevas formas de trabajo que hagan posible responder a las necesidades del alumno. Además, este cambio ha sido potenciado por el desarrollo de la sociedad de la información, donde las viejas barreras han caído y la tecnología ha llegado a casi todos los hogares.

La formación del siglo XXI -y la educación en su defecto- precisa de nuevas metodologías que sean capaces de asumir los cambios provocados en los destinatarios de las acciones formativas.

Para afrontar estos cambios, en primer lugar es necesario la concienciación del propio formador y/profesor en que, a partir de ahora, no tiene el rol de protagonismo en el  proceso E/A sino de guía; el protagonismo pasa a ser del usuario, con el objetivo de que sea se involucre en su aprendizaje y sea este activo y significativo.
El siguiente paso es abrir las puertas a las nuevas metodologías para implementarlas. Con el desarrollo de las Tic en educación se han ido consolidando nuevos enfoques pedagógicos y didácticos como los que se explicarán a continuación:

  • Flipped Classroom: conocida como la pedagogía inversa o la clase al revés. Como su propio nombre indica, el orden de las actividades al que estábamos acostumbrado queda alterado, y el alumno empieza el proceso de aprendizaje sin ayuda del profesor, para después trabajar los conocimientos y ponerlos en práctica junto al profesor. Entre las ventajas que ofrece está la de despertar la curiosidad e interés por el tema estudiado y de aplicar en la práctica lo aprendido.
  • Gamificación: esta metodología se podría definir como la aplicación de técnicas propias del juego en la educación, con el fin de captar la atención de los alumnos e implicarles en su propio aprendizaje. Juegos tan conocidos como AngryBirds o Minecraft, te ayudarán a explicar física o fracciones, respectivamente. Además, existen maravillosas aplicaciones como Kahoot para hacer preguntas e interactuar con tus alumnos en el aula.
  • Role playing: esta es una potente metodología para conseguir diferentes metas del proceso de E/A y desarrollo profesional. Consiste en simular situaciones de la vida real, para que se mejore la empatización o la toma de decisiones entre otras habilidades.
  • Project Based Learning: consiste en el desarrollo de proyectos que den soluciones a problemas reales, también conocido como trabajo por competencias. Se basa en la continua búsqueda del aprendizaje significativo (para toda la vida). Además, pretende conseguir cómo, cuándo o porqué aplicar esos conocimientos o habilidades adquiridas y tiene los medios digitales como herramienta fundamental.

Por lo explicado, habrás podido deducir que estas metodologías buscan la implicación del alumnado y que sea proactivo y protagonista de su proceso formativo. También cabe añadir que estas metodologías serán impulsadas por la inmersión de las nuevas tecnologías en el sector formativo, las cuales harán posible que el proceso de su puesta en ejecución sea menor con casi total seguridad.