Guerrilla digital: baja intensidad, pero gran impacto

Las redes sociales son un campo de batalla, una suerte de guerra perpetua sólo pensada para aquellos/as más capacitados/as a nivel organizativo, mental y económico para triunfar en el 2.0. La Guerrilla digital: baja intensidad, pero gran impacto es un camino.
Debemos asumir que incluso una victoria sobre el enemigo sólo lo es parcialmente. Cuando bajemos la guardia o mostremos debilidad, nos asestarán el adecuado golpe, perdiendo posicionamiento en los buscadores y relevancia en las plataformas de nuestro nicho o segmento. Para el pequeño/a o mediano/a empresario/a la salida es la guerra de baja intensidad o directamente la guerrilla digital frente a los grandes despliegues o medios.
Con demasiada frecuencia muchos/as caen en tendencias-trampa del marketing digital que deben evitarse:

  • Tarifa plana de gastos a perpetuidad: Aunque dispongamos de solvencia suficiente para contratar a expertos/as en SEO y/o SEM, debemos intentar tener en cuenta que un gasto estructural no es siempre buena idea. Que lo hagan los/as demás, no implica que tú lo necesites. Analiza bien tus necesidades antes de decidirte.
  • La moda de temporada: A las redes sociales les ocurre como a todos los sectores productivos, tienen sus tendencias (en muchos casos, inventadas). Esto tiene el inconveniente de que casi todos/as los/as que escuchan la nueva moda parecen apagar el sentido común y creer que es un dogma de fe que perdurará durante décadas. Dos cosas a tener en cuenta: lo que funciona a otros/as no tiene por qué funcionar en nuestro negocio y ninguna metodología puede sobrevivir más de seis meses sin perder impacto, salvo que se adapte como un guante a nuestro nicho.
  • Apostar por un solo canal: Los tiempos de tener dos canales de televisión (La Primera y la Segunda) o dos redes sociales predominantes (Facebook y Twitter) han pasado a la historia. El fraccionamiento del mercado es ahora una realidad que debemos asumir.

Técnicas sencillas pero eficientes.

La clave es estar en alerta constante, buscando la oportunidad para llamar la atención, robar un cliente o evitar que se escape. Veamos algunos ejemplos sencillos pero efectivos:

  • Regala descargas: Muchos/as usuarios/as son consumidores/as de contenidos digitales (ebooks de moda, bonos para Spotify, Steam, etc.). Son baratos y fáciles de «enviar».
  • Menciona a tus seguidores/as en tus RRSS deseándoles un buen fin de semana.
  • Contesta siempre a las menciones y, a ser posible, de manera amable y divertida: usa gifs, memes, etc. Diviértete.
  • Felicita los días señalados a los/as prosumidores/as: Cumpleaños, santos, aniversarios, días significativos de otras nacionalidades…el año está lleno de ellos. Evita notificaciones automáticas personalizándolas con frases o referencias directas para que el/la cliente sepa que has pensado en él/ella.
  • Comparte los comentarios de los demás

En definitiva, en el marketing de guerrilla digital es importante caer bien a los/as prosumidores/as, dejarles claro que tu empresa sí les tiene en cuenta. Al fin y al cabo, son ellos/as los/as que convertirán tu marca en viral.