Ciberseguridad, un problema transversal

29/05/2016

Las cifras de ciberataques a empresas y también a infraestructuras vitales como hospitales, plantas potabilizadoras, suministros de energía, etc. son alarmantes. Sólo los casos que tienen un carácter más mediático aparecen en las portadas de los periódicos, siendo el resto de incidentes, silenciosos o silenciados, los que representan una amenaza mayor para la ciudadanía y para las empresas, independientemente de su tamaño o actividad. La ciberseguridad de intensidad media y alta debe estar presente en todas las empresas independientemente de su tamaño.

 

Spyware, troyanos, phishing… son sólo algunos de los muchísimos términos intimidatorios que los asaltos de hackers, crackers y phreakers introducen en nuestras vidas cada vez que su ingenio vence, aunque sea durante un corto periodo de tiempo, al tesón de los antivirus, firewalls y antispywares.

CIFRAS Y REALIDADES

Actualmente se producen una media de 9.500 casos mensuales, siendo la lista de víctimas cada vez más amplia y heterogénea, desde bancos, periódicos y universidades hasta ciudadanos/as de a pie y pymes.

La última tendencia es el secuestro de información. El sistema atacado sufre la encriptación parcial o total de sus carpetas y el delincuente digital exige una elevada suma a cambio de devolvernos el acceso a nuestros contenidos. Lo llaman ransomware, una modalidad que irá a más con el Internet de las cosas (IoT). Según el experto John Lyons, en cuatro años pasaremos de 15 a 200 billones (americanos) de gadgets de este tipo, que nos permiten, por ejemplo, cuantificar nuestras actividades deportivas y controlar nuestra salud, pero suponen una mina de oro para los amigos de lo ajeno 2.0.

Ciberseguridad

Debemos pensar además que nuestro yo digital tiene una vertiente personal y otra profesional que están totalmente conectadas entre sí, así que la seguridad de un buen sistema debe alcanzar tablets, teléfonos, portátiles, relojes inteligentes y cualquier dispositivo que almacene datos sensibles.

 

Fuente: Tecnología El País.

¿Qué te ha parecido el artículo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*